MENU
Cannabmed | Cierre del Encuentro Trimestral CANNAMBED
697
post-template-default,single,single-post,postid-697,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_updown_fade,page_not_loaded,,paspartu_enabled,paspartu_on_top_fixed,paspartu_on_bottom_fixed,qode_grid_1200,side_area_uncovered_from_content,overlapping_content,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive
 

Cierre del Encuentro Trimestral CANNAMBED

El Encuentro Trimestral CANNABMED del pasado 8 de junio fue clausurado con la lectura de un texto escrito por Queral, miembro comisión de trabajo CANNAMBED. Ella nos quiso transmitir la necesidad de involucrarnos para cambiar la situación actual de vulnerabilidad del colectivo de personas que usan cannabis medicinal. Desde ICEERS, queremos reconocer el valor de las aportaciones de todas las personas involucradas en la lucha por un mundo con menos injusticias y unas políticas de drogas que respeten las decisiones de las personas adultas.

Os dejamos aquí sus reflexiones:

 

El cannabis tiene beneficios terapéuticos indudables, como lo demuestra la creciente financiación de los equipos de investigación de los gobiernos de Estados Unidos, Canadá, Australia e Israel. Por ejemplo, Estados Unidos no sólo tiene la patente de los cannabinoides, sino que la DEA ha empezado un procedimiento de cultivo para el estudio científico. El cannabis para uso médico tiene que ser legal y formar parte del sistema nacional de salud y que se pueda recetar.

Vale la pena recordar que el cannabis para uso terapéutico es ilegal, es una injusticia enorme y aún más cuando su uso recreativo es legal y está regulado.

Hay personas que están gravemente enfermas y a quienes las opciones médicas actuales o no dan respuesta, o tienen efectos intolerables graves, estas personas están en una situación de extrema vulnerabilidad. Además de la desesperación de las familias y la inutilidad de la administración en proveer respuestas, se le añade la persecución policial y jurídica.

 Es INACEPTABLE que a pesar de los estudios científicos demostrando los beneficios en la esclerosis múltiple, la espasticidad, el dolor, colitis, náuseas, glaucoma y epilepsias, las leyes no se cambien, y en consecuencia los médicos tengan miedo de estudiar, tratar y ayudar a enfermos que claramente se podrían beneficiar ahora del uso del cannabis, dejando a los enfermos desatendidos.  Así como los derivados del opio y de la morfina, y aún más, incluso medicamentos claramente tóxicos son legales, no tendría que haber problema con el cannabis y sus derivados. Es paradójico que exista un elemento ideológico en contra de esta legislación del cannabis.

Esta ilegalidad permite que las mafias se beneficien, el acceso a los productos es caro y no seguro: no sabemos cómo se cultiva, en qué condiciones se manipula, los efectos en la dispensación y no se establece una seguridad en continuación de las características del producto. El producto no tiene seguridad para uso médico. Estamos en un estado de indefensión total, sujetos a abusos. A pesar de todo esto necesitamos utilizar el cannabis con fines terapéuticos, para aquellos que no tienen otra opción.

Esta situación ilegal del cannabis impide que la ciencia pueda avanzar más rápido en el estudio de los beneficios del cannabis por la dificultad de obtener muestras y si se tienen, su control en origen y manipulación. A nivel de país, estamos quedando atrás en la investigación científica del cannabis, dependemos de potencias como Israel, Estados Unidos, HolandaAustralia, y Canadá, que están legalizando el uso del cannabis para fines terapéuticos y fomentan la investigación. Esta ilegalidad también obstaculiza que se forme a los médicos en las universidades sobre el sistema endocannabinoide y el cannabis.

Conseguiremos el objetivo de legalizar el cannabis para uso terapéutico, sólo con presión pública, si nos empeñamos todos lo conseguiremos. Creemos que este proyecto es atrayente y flexible para adaptarse y promover cambios.  No hemos trabajado nunca juntos, pero creemos en la capacidad de aportar desde la diversidad de experiencias, y profesiones. Queremos trabajar en este reto, con personas de calidad, que piensan y actúan más allá de egoísmos personales o grupales, sin importar sexo, condición, creencias, orígenes, etc con generosidad, con una planteamiento simbiótico, “yo no soy yo sin ti” y pensando y actuando en servicio mutuo y en beneficio de los pacientes.  Queremos posibilitar y promover el estudio científico del cannabis, necesitamos más investigación.  Tendremos en contra la moralidad tradicional más generalizada que categoriza al cannabis como droga, y simplemente por una falta de pensamiento crítico sanciona el uso terapéutico del cannabis, también tendremos en contra a las mafias y las farmacéuticas a quienes el cannabis terapéutico legal canibaliza sus ganancias (esperamos no tener al departamento de salud en contra). Si no somos capaces de indagar y crear conjuntamente, entonces fácilmente colectivos en contra de la legalización del cannabis medicinal conseguirán callarnos y  nos someterán. Sin esta participación vuestra, seremos como cualquier asociación con muchas ideas y pocos resultados. Sin vuestra  implicación en este proyecto no conseguiremos el objetivo: Hemos de legalizar el cannabis para uso terapéutico y favorecer su dispensación legal, como ya se está haciendo en Canadá, Israel y Holanda.

Muchas gracias,

Autora: Queralt – miembro comisión de trabajo CANNABMED. 8/06/2017

Aquí el texto en catalán para descargar: Autora text- Queralt – Membre de la Comissió de Treball CANNABMED